¿Por qué Peras & Manzanas?

A principios del 2000 abrí un blog, inspirada en Lina Nord, porque empecé a picarle a hacer páginas, pero no tenía idea de qué nombre ponerle. Así que fue una síntesis del dicho “entre lo que son peras o son manzanas”, además de que son las iniciales de mi nombre; ya nunca lo cambié y comencé a usarlo como seudónimo para mi trabajo como ilustradora, aunque ahora firmo solo con iniciales y mi nombre completo.

¿Qué estudiaste? ¿Cómo fue que comenzaste a ilustrar?

Estudié Diseño Industrial, creo que fue de forma repentina en 4to semestre de la carrera cuando me atreví a enseñar mis dibujos, como ilustraciones. Era un proyecto donde tenía que diseñar personajes para un huevo sorpresa. Siempre he dibujado, pero creo que ese fue el momento en que ya no pude parar.

¿Cuál ha sido el proyecto en el que más te ha gustado participar?

Personal tendría que ser Dear Deer, porque fue una increíble etapa para mí: aprendí y conocí mucha gente interesante durante el tiempo que estuvo activo. De trabajo me gusta mucho colaborar con mi amiga Bárbara, tenemos pendientes varias cosas pero ya hemos publicado juntas, ella escribiendo y yo ilustrando sus textos, también el mapa ilustrado para una exposición en el Museo de la Ciudad, donde me pasaron las historias de gente que vive en el centro de la ciudad.

¿Qué opinas del movimiento de ilustración en Guadalajara?

¿Movimiento? No sé, no veo un movimiento pero sí veo mucha actividad y eso me gusta mucho. Aunque creo que aún tienen trabajo por hacer, me gustaría que fuera mas una comunidad.

¿En México contamos con una industria en cuestiones de ilustración?

Creo que todavía está en proceso de crearse una, espero. No sé de qué dependería, si de nosotros como ilustradores o de algo más grande como un apoyo, ¿pero de quién? ¿De nosotros mismos? ¿Gobierno? ¿Marcas? Creo que acabo de convertir la respuesta en mil preguntas.

Cuéntanos un poco de oh! dear. ¿Cómo surge? ¿Cuántos números llevas editados?

oh! dear es una especie de seguir manteniendo vivo el espíritu de Dear Deer, e inició a media vida de ese proyecto con un chiquito taller de redacción. Aunque Dear Deer cerró desde 2011, la revista sigue: llevamos editados cinco números, cuatro digitales y uno impreso, el sexto ya lleva una eternidad en salir a la luz, pero ahí va, me ha tomado más tiempo de lo que planeaba, sobre todo ahora que estamos haciendo los mixtapes. La idea es que fuera una especie de plataforma para dar a conocer un poco lo que nos gusta (mi hermana es cómplice de esto), enfocado a la escena independiente tanto nacional como internacional, no tiene fines de lucro y funciona a manera de colaboraciones, recibimos propuestas de ilustración, foto, literatura, música y todo relacionado al arte y diseño independiente, hacemos una selección de lo que llega y vamos armando los números, además colaboran amigos y personas que admiramos mucho. Espero 2017 no se termine sin que el número 6 salga a la luz, hay cosas muy interesantes.

¿Qué es lo más difícil de ser freelance?

Organizar tiempos de trabajo, vida y saber cuándo decir no.

¿Actualmente en qué proyectos estás involucrada?

Además de P&M, colaboro con Gallo Rosa, mi hermana hace realidad que mis ilustraciones estén impresas en ropa, accesorios de casa y una que otra cosa más: inicié Local Club que aunque está en pausa, es uno de los que más me emociona. La idea es hacer pequeñas exposiciones de ilustración, de vez en cuando, la primera sucedió en el Design Week México del año pasado, estuvo interesante, no es tan fácil como pensaba, sin embargo soy optimista al respecto, ya veremos que pasa y oh! dear.

Para ti… ¿En qué momento el ilustrador se convierte en una marca? ¿Cuál es la diferencia?

Creo que tendría que ser cuando como ilustrador decides comercializar tus productos, ahí es cuando podría ser una marca, aunque nunca dejas de ser ilustrador. Hasta la fecha a mi me cuesta trabajo ver P&M como una marca, no todo lo que dibujo lo vendo o hago producto, muchas de las cosas son muy personales y me las quedo a manera de registro de algún evento emocional o una canción favorita que se me ocurrió ilustrar.

¿La ilustración es arte?

Esta pregunta me sigue costando mucho trabajo contestar. Hace dos semanas que me llegó esta entrevista y la publiqué en mi muro de Facebook, hubo respuestas interesantes, otras creo que estaban igual de confundidos que yo. Pero, como discutía con un amigo, para mí sí es arte, lo es en el sentido de que es lo que hago y que según definición de “arte” en un diccionario es “…recrear con una finalidad estética un aspecto de la realidad” (la mía).

Ídolos: ídolos es una palabra fuertísima, pero en cuestión inspiración, admiro mucho el trabajo de Yoshitomo Nara, Tove Jansson, Gustav Klimt, Simon Hanselmann, Grace Coddington, Michael DeForge, Irana Douer, Julia Pott, Daniel Johnston, Jason, Walter Scott… (lista infinita) y últimamente me he hecho super fan de las ilustraciones que hace Alexa Chung en sus momentos de ocio.

Lugar favorito de tu ciudad: Mi hermana contestó lo mismo, pero definitivamente es mi casa. Después, tendrían que ser Ricos Jugos, Pigalle y obvio Nimia.

Canción: “Mountain Time” – Molly Nilsson